Home Blog de Noticias En justa ley

En justa ley

Asamblea

El teatro, como otros ámbitos de la cultura en nuestro país, atraviesa desde hace largo tiempo una profunda crisis. Y sus trabajadores, como el resto de los trabajadores de la cultura, continúan a la espera de soluciones que den respuesta a sus múltiples y diversas dificultades.

Aunque en los discursos es habitual la referencia a nuestra rica historia teatral, una de las más antiguas y sólidas de Sudamérica; al rol que el teatro ha cumplido como transmisor de conocimiento, generador de ciudadanía, embajador de nuestra cultura y ámbito de resistencia para la defensa de la democracia; han sido escasas sino nulas las políticas públicas concretas dirigidas al sector que permitan preservar y desarrollar esta mentada tradición teatral, generadora de riqueza y bienestar para nuestro país.

Para SUA, como sindicato que representa a los trabajadores y artistas del teatro, es necesario asumir una actitud propositiva que estimule la puesta en marcha de un plan de desarrollo teatral.

En este marco, ha elaborado un documento provisorio, un borrador tentativo que permita, tras un debate profundo y responsable de los actores políticos, artistas y sociedad civil en general, sentar las bases para la aprobación, en el plazo más corto posible, de una Ley Nacional de Teatros, un nuevo marco regulador para el desarrollo del sector teatral que sea acorde a sus necesidades y le permita desplegar todas sus potencialidades.

Diagnóstico: Emergencia

La situación actual, así lo señala el documento elaborado por SUA, nos muestra un poder público que ha renunciado a ser el diseñador y promotor de políticas teatrales. Todas las iniciativas políticas vinculadas a la actividad teatral han sido circunstanciales y parciales; han respondido a visiones estáticas que en nada se acercan al carácter sistémico del campo teatral

El diagnóstico permite constatar que la mayoría de los artistas teatrales se encuentran en situación de desamparo, más de un 95 % de ellos se ven impedidos de vivir de su profesión, y muchos de los que así lo intentan viven en condiciones de pobreza e indigencia.

Por otra parte, la sobreproducción, otra característica de la actual actividad teatral, más que mostrar un medio teatral saludable es causa y consecuencia de exactamente lo contrario: trabajadores mal remunerados, trabajo cuasi militante para la realización de los espectáculos, imposibilidad de distinguir el teatro profesional del amateur, etc.

El Estado se ha mostrado omiso, con pocas acciones parciales y circunstanciales de promoción teatral, que en ningún caso han permitido consolidar estructuras de producción, de profesionalización de sus realizadores y de consolidación de su público. Así por ejemplo, si bien ha habido inquietudes para incentivar la realización y circulación de espectáculos en el interior, ha sido una acción de política cultural sin nexo con el resto del sistema teatral que ha impedido “crear procesos de interrelación entre creadores y receptores” y establecer una dinámica fructífera entre creación cultural y desarrollo comunitario”. El diagnóstico elaborado por SUA refiere también a la forma de concebir la recepción teatral como mero hecho de consumo, las precarias condiciones de la exhibición teatral, la desvalorización de nuestra dramaturgia, la inexistencia de una formación teatral de nivel universitario así como de una formación docente específica, etc

Un plan en discusión

El documento aborda los aspectos sustanciales que deberían tomarse en cuenta para la elaboración de un Plan Nacional de Teatro. Se destaca la necesidad de concebir a la actividad teatral como un servicio público y entenderla como un sistema, asumir que el edificio teatral es uno de los elementos claves de ese sistema, equiparar la legislación de nuestro país con las leyes más avanzadas que existen en la región, implementar políticas presupuestarias que permitan el desarrollo teatral así como el acceso de los trabajadores a sus derechos laborales y a su profesionalización. Finalmente, es imprescindible que se reconozca el rol fundamental que cumple la actividad teatral no solamente en los procesos de desarrollo comunitario, social, educativo, cultural y artístico; también considerando sus dimensiones políticas, económicas y productivas .

SUA invita a sus socios, trabajadores de la cultura, políticos y sociedad en general a comprometerse con la propuesta haciendo llegar a su sede aquellas sugerencias, críticas, aportes y modificaciones que estimen pertinentes para mejorar y hacer más rico y representativo el proyecto.

El próximo 28 de marzo, en ocasión de las celebraciones por el Día Internacional del Teatro, la Sociedad Uruguaya de Actores presentará, junto a todos los que se sumen a la convocatoria, el proyecto de Ley Nacional de Teatro ante el Parlamento Nacional.

Esa Ley, que resume concepciones, aspiraciones y sueños largamente esperados por los trabajadores del teatro de nuestro país, es uno de los muchos desafíos que se ha propuesto SUA para este año como parte de su compromiso con los trabajadores que representa.