Home Blog de Noticias Tiempo de festivales. Una mirada profunda

Tiempo de festivales. Una mirada profunda

Tres importantes festivales se sucedieron y sucederán en nuestro paí­s en estos dí­as. La XIII Bienal de Teatros del Interior, celebrada del 9 al 11 de setiembre en Paysandú, el Festival Internacional de Artes Escénicas (FIDAE) que se realizará entre el 7 y el 20 de octubre en Montevideo y Maldonado y la Perimetral que tendrá lugar en Las Piedras y Ciudad de la Costa desde el 20 y hasta el 28 de octubre.

Desde afuera

Un Festival Internacional de Teatro es siempre un evento extraordinario que no solamente posibilita el encuentro e intercambio de culturas sino que crea a su alrededor una infinita cadena de repercusiones a todo nivel. Uruguay careció durante años de un evento de las caracterí­sticas que hoy concentra el FIDAE. Este festival con participación de espectáculos nacionales y extranjeros de primer nivel cumple en esta oportunidad su segunda edición.

Anteriormente los festivales de teatro fueron impulsados por la Asociación de Crí­ticos del Uruguay o el teatro independiente (El Galpón) y es recién desde 2009 que el Estado asumió su organización, luego de algunos años en que Montevideo se vio lamentablemente privada de eventos de esta naturaleza. Bienvenida esta iniciativa ya que el festival genera un ámbito de encuentro con el teatro y a través de una mirada internacional nos devuelve nuestra propia mirada , nos vincula con el mundo y nos abre puertas como sociedad. En esta oportunidad, además, contaremos con un grupo de programadores invitados, que compartirán su experiencia y probablemente seleccionarán espectáculos uruguayos para incluirlos en diferentes circuitos , también tendrán su lugar otros eventos e iniciativas, como talleres con creadores, o el Coloquio de Teatro y la Escuela de Espectadores, ambos espacios para la reflexión.

Nuestra intención como SUA es a partir de la experiencia acumulada y de la evaluación que haremos una vez concluí­da esta edición, reforzar nuestra participación a futuro por lo menos en dos aspectos , por un lado y primordialmente ““ como sindicato que somos- velando por las condiciones de trabajo y la formalización de nuestros afiliados y por otro , incluyendo a nuestros compañeros del interior y creando propuestas propias sumando de esta manera a esta gran fiesta del teatro.

El FIDAE implica una movida que nos profesionaliza y genera una cadena virtuosa que seguirá creciendo con las próximas ediciones, asegurando su continuidad y perfeccionamiento , nos invita a la reflexión y la propuesta porque a partir de estos resultados que han comprometido al poder público tanto a nivel organizativo como presupuestal se impone una discusión acerca del Plan de Teatro que queremos para nuestro paí­s, llevándonos a una evaluación de nuestras muchí­simas carencias con el objetivo de crear espacios de debate en pos de resolver algunos de los muchos problemas endémicos con el objetivo siempre de promulgar una ley que tanto el teatro como las artes en general merecen.

Desde adentro

La Bienal de Teatros del Interior, en tanto, es un encuentro que reúne a buena parte del teatro del paí­s desde hace ya un cuarto de siglo de manera ininterrumpida, gracias a la militancia de ATI. La Bienal es el producto de una serie de regionales que generan gran movimiento a nivel local y culmina en una gran fiesta del teatro. La esquizofrenia uruguaya que hace que la capital no se entere y por lo tanto el paí­s se parte en dos. No es casual que en la Bienal se haya presentado el libro “El otro teatro uruguayo”  de Omar Ostuni, tí­tulo que resume la oposición a la capital, que históricamente ha desconocido este movimiento.

Nos hacemos eco de las palabras de la dramaturga Estela Golovchenko durante su ponencia en uno de los Coloquios de Teatro de la Facultad de Humanidades. Ella se preguntaba si ” ¿el valor de lo que hacemos está determinado por el lugar de donde provenimos?”  El sintagma del teatro nacional se reduce a los teatros de Montevideo, señalaba Estela, “un ejemplo claro siguen siendo los Premios Florencio, aunque cada dos años, después de cada Bienal, se otorgue el premio al mejor espectáculo del interior, como una categorí­a aparte. La posibilidad de competir con espectáculos o directores y actores de Montevideo es nula. ¿Se debe a nuestra ineptitud?” 

¿No hay compromiso del poder público? ¿Qué se debe hacer para facilitar los medios para que esta Bienal sea cada vez más convocante, más sólida, más trascendente, no sólo como evento en sí­ mismo, sino como propuesta teatral ? A veces hay cosas relativamente sencillas de subsanar, basta con escuchar las necesidades y carencias que los compañeros del interior reclaman: más participación, más formación y más acceso a propuestas. Si bien es verdad que ha habido un esfuerzo en las últimas épocas con la aparición de otras formas de apoyo a la producción, claramente esto aún es insuficiente.

Tenemos un movimiento teatral potente, histórico, que se ha mantenido sin ningún tipo de apoyo, a pesar de las dificultades. Parece no valorarse el potencial que tenemos en el paí­s en esta materia, con una mí­nima planificación y ayuda esto explotarí­a, y generarí­a no sólo una revolución en el sentido cultural sino una movida a nivel económico y turí­stico.

Es necesaria una mirada de rescate, es necesario pensar el teatro en grande, es necesario pensar el teatro en paí­s.