Home Nuestra historia

Nuestra historia

Textos y recopilación de datos : Walter Cotelo

Haga click sobre la imagen que desee:

Actas SUA Brussa
RadioTeatro Teleteatro Barry
24 de Agosto Odeon Mercedes
Historia Presidente

Acta Nro. 1

Se reúnen a efectos de considerar la formación de un í“rgano Societario que vele por los intereses artí­sticos, morales y materiales de las Actrices y Actores Teatrales, Radiofónicos y afines…

Acta

Subir

SUA

La SOCIEDAD URUGUAYA ACTORES (SUA), fue fundada el 23 de febrero de 1941, a instancias del actor Giberto Peyret.
SUA

SUA es creada esencialmente por artistas del radioteatro, en busca de una entidad que trabaje en defensa de sus conquistas laborales.

Pero como veremos en sus estatutos y antes todaví­a en su primer acta, a esos propósitos se le agregan la solidaridad y la ayuda mutua.

De ahí­ en más, el proceso natural fue el de compartir e insertarse en el gran crecimiento del teatro desde los años 50 en adelante.

SUA participó activamente y como colectivo, en la creación de la Comedia Nacional.

Años más tarde adquirió la sala -teatro ODEí“N, que luego pasarí­a a llamarse, por resolución de la Asamblea General de Socios: TEATRO CARLOS BRUSSA, en homenaje al gran pionero del teatro nacional.

Es así­ que desde el 30 de diciembre de 1965, SUA promovió en su sala la presentación de las llamadas “Cooperativas de Actores”, que pudieron así­, en condiciones muy amplias, desarrollar un teatro de alto nivel artí­stico. Ocasionalmente también se produjeron temporadas de elencos del “Teatro Independiente”.

Durante los últimos 40 años, la Institución ha venido estrechando y conjugando todos los elementos de las distinta vertientes del espectáculo, siendo pionera de la realización nacional de Video de Ficción, en 1985.

Su primer Consejo Directivo estuvo compuesto de esta forma:

Presidente:
Julio Ferreira

VicePresidente:
Ramon Otero

Secretario:
José Macias (h)

Pro Srio.:
Carlos Chiodi Burzaco

Tesorero:
Oscar Cerfoglio

Pro Tres.:
Antonio Sureda

Vocales:
José Mara
Isabelino Rodrí­guez Lasalle
Julio Alassio
José O. Fernádez
Raúl Flores

Sí­ndico:
Norberto Duchase

Sin. supl.:
Gaspár Trabuchi

Subir

Carlos Brussa

Brussa …” El Uruguay ha tenido muchas iniciativas en favor de su teatro, oficiales y particulares. Hasta la creación de la Comedia Nacional por la Comisión de Teatros Municipales en el año 1947, ninguna habí­a perdurado. ¿Causas…? Muchas y complejas.

Solamente el esfuerzo de un hombre, se mantuvo fiel, a través de los años. Por eso si se quiere hacer una referencia preferente del teatro en el Uruguay, durante tres décadas – desde 1910 a 1940 – bastará con mencionar la trayectoria de CARLOS BRUSSA, toda una vida consagrada a su vocación.”

(Fragmento del Boletí­n de Estudios de Teatro del Instituto Nacional de Estudios de Teatro de la Comisión Nacional de Cultura de la República Argentina)

Don Carlos Brussa nació el 11 de febrero de 1887, en la localidad de Juanicó, departamento de Canelones y falleció el 13 de septiembre de 1952, a la edad de 65 años, en Montevideo.

Decí­a del Don Angel Curotto, en el libro editado por Casa del Teatro del Uruguay titulado “CARLOS BRUSSA – Una vida al servicio del teatro”: ……y entonces ¡feliz de él! – que llegó al final de su carrera, con las mismas armas que empezó la lucha: modestia, inteligencia, entusiasmo y humildad”.

Hablar de Don Carlos Brussa es hablar de un hombre í­ntegro, de una honestidad capital. Una anécdota lo pinta entero: Brussa recorrió todo los caminos de nuestra patria, con su elenco, varias veces, la Comisión de Casa del Teatro estaba compuesta por Ovidio Fernández Rí­os por AGADU, Héctor Cuore por SUA, Edovico Revello por la Asociación de Crí­ticos Teatrales y el Presidente de Honor de SUA Dr. Andrés Castillo por la FUTI, cuentan que una vez el Dr. Ovidio Fernández Rí­os, estando en Fray Bentos dijo: “No voy alojarme con los polí­ticos, lo haré en la casa de Brussa y sus actores”. Así­ lo hizo. Un dí­a le pregunta a Brussa:”Don Carlos Ud. es de Fray Bentos?” (naturalmente por la casa), y Brussa respondió:”No, soy de Canelones, pero como a cada lugar que llegamos a actuar estamos más del tiempo pensado, ponemos casa”. A esto se agrega una historia contada por el querido y ya fallecido Pablo Lagarde Wilson: aquellos que le alquilaban las casas a Brussa muchas veces no le cobraban el alquiler, contentos de contarlo en el lugar y para que estuviera más tiempo.

La SUA se siente hondamente honrada de haber tenido como socio y Presidente a Don Carlos Brussa, un hombre que está el recuerdo de la gente de teatro, porque la vida de un hombre como Brussa, está hecha de sucesivos actos heroicos que solo comprenden aquellos que alguna vez se han asociado a la vida de los actores. Como le dice Hamlet a Polonio “…ellos son el compendio y breve crónica de los tiempos y a los que hay que tratar según el propio honor y dignidad.

Brussa En la foto el último trabajo de Brussa interpretando a Artigas, en la obra “De la sombra a la luz ” dirigida por Angelina Pagano y una de las últimas fotos de Don Carlos.

Subir

El Radioteatro

“El recuerdo del radioteatro, está unido indefectiblemente a la siesta, al mate dulce y a las lágrimas. Mares de lágrimas, que tarde a tarde empapaban los pañuelos de las mujeres – y de más de un hombre – siguiendo los avatares de los protagonistas de la “novela”, como se llamaba comúnmente.

Aquellos personajes aventureros, valientes y de vidas complicadas y sufrientes, a quienes la vida les hací­a permanentemente jugarretas trágicas y que luego al final, casi mágicamente llegaban a ser felices, tomaban en la imaginación de los oyentes, forma, color y realidad, al vivir sus atribulaciones como propias.

El radioteatro mitigó soledades, avivó fantasí­as y formó parte fundamental del perí­odo de oro de la radio, entre los años treinta y cincuenta.”

(De una entrevista a César Charlone Ortega por Elina Carril Berro en el diario El Dí­a el 1 ° de junio de 1980).

Radioteatro En la foto, los primeros actores Violeta Amoretti y Pablo Lagarde Wilson, en una jornada de una “novela”.

Subir

El Teleteatro Uruguayo

Teleteatro Uruguayo Desde el nacimiento de la televisión en nuestro paí­s hasta la década de los setenta, la pantalla chica disfrutó con la presencia de los teleteatros o unitarios, con actores, directores y técnicos uruguayos.

Todos los canales (4, 5, 10 y 12) albergaron en sus pantallas cientos de textos nacionales e internacionales, de mano de los actores que fueron y son de lo mejor de la escena nacional.

Están sucediendo cambios… pero hoy en su lugar, todaví­a priman los enlatados. Telenovelas argentinas, mexicanas, venezolanas, etc.

En la vereda de enfrente, los actores de hoy esperan… Y ya han esperado mucho.
En la foto los primeros actores Nella Calo y Pablo Lagarde Wilson.

Subir

Roberto Barry

Roberto Barry La “inteligentzia” nacional no lo tení­a en cuenta, en cambio el grueso de pueblo se agolpaba en los teatros donde actuaba.

Tuvo que sobrevenir su muerte para que, como Paquito Bustos o el mismo Olmedo, se lo considerase uno de los mejores cómicos de la escena nacional.

Roberto Barry se llamaba en realidad Roberto César Pérez Ruival. Intentó trabajar con el seudónimo de Roberto Ramirez, ¿por qué Ramirez? Porque así­ se llamaba el Gardel del film “Melodí­a de Arrabal”. Pero nunca llegó a usarlo. En Argentina, Adrián Lobato (el padre de Heber Lobato), le consultó el porqué de una carta recibida de Montevideo de un amigo que iniciaba la misiva con un: Querido Barry… Lobato le preguntó que era ese Barry.

Roberto tuvo que explicarle que en el barrio de la Comercial le llamaban Barry Norton por el parecido con el actor argentino que fue a EE.UU y no volvió más. Entonces Lobato le dijo que ese era su seudónimo.

Y ese dí­a nació Roberto Barry para siempre.

Cantor, libretista de radio y televisión, periodista, actor, escritor de innumerables libros, Barry incursionó, en todos ellos con responsabilidad.

En radio con fonoplateas repletas, creó aquel éxito humorí­stico que fue “EL COMISARIO DE CERRO MOCHO”, con el inefable Barry como el Comisario Saturnino Chipendale.

Barry vive aún en sus libros y cassettes y en aquellos que peinan canas – y no tanto -.
Roberto Barry el capocómico. No el de una élite. Sí­ el del pueblo que lo siguió por décadas y que con sus aplausos lo llevó al pedestal del que nunca bajó.

En la foto Roberto Barry, José Fernández, Nella Calo y José Escobar en la obra record de público “La tí­a de Carlos”.

Subir

Dí­a del Teatro Nacional

El 24 de Agosto de 1815, El Cabildo Artiguista de la Patria Vieja, concede a los actores de la Casa de Comedias el usufructo de los bienes de la misma.

Se forma la primera Cooperativa de Teatro del Uruguay.

Como un trozo de historia, mostramos a Uds. copia de la Resolución del Cabildo, su aclaración y un fragmento del libro de Teodoro Klein: “El Actor en el Rí­o de la Plata” en el que se hace mención al fundamental hecho.

24 de Agosto “Ha acordado este Cabildo Gobern.or desprenderse de los ingresos, gastos, y mecanismo de la Casa de Comedias, cediendo a los Actores el manejo, y beneficio de la Casa; por lo que V.S. tendrá á bien franquearles los vestua ­rios, y demás útiles pertenecientes a ese objeto: quedando siempre V.S. como verdadero Juez de fiestas al cuidado de revisar las Comedias, que se han de dar al Público, y lo demás anexo a las funciones de su empleo.

Dios que a V.S. m.s a.s Sala Cap.r y de Gob.no
Montev.o Ag.to 24 de 1815.

Pablo Perez / Luis de la Roza Bl º / Antolí­n Reyna
Jose Vidal / Juan Marí­a Perez
Pedro M. ª de Traveyro
Secc. º

S.r Reg.or Juez de Fiestas D.n Ramon de la Piedra”

Un trozo de Historia

“Producida la rendición de la plaza (de Montevideo) en junio de l8l4, una de las primeras medidas del delegado bonaerense, el logista Nicolás Rodrí­guez Peña, es reabrir el teatro. Dispone para ello la reparación del edificio (la Casa de Comedias) y encarga al nuevo Cabildo la organi ­zación de las temporadas. La muerte de Cipriano de Melo (el empresario portugués) y la ausencia de su viuda han dejado sin cabeza al Coliseo.

El Ayuntamiento nombra Juez de Fiestas al regidor Juan Benito Blanco, quién se ocupa de reunir a los cómicos sobrevivientes y adelantarles 1400 pesos de los fondos municipales para dar principio cuanto antes a las funciones. Así­ es que a los dos meses apenas del flamante régimen, se da inicio a la primera temporada el domingo 21 de Agosto con la ejecución previa del Himno Nacional Argentino y la representación de “El hombre agradecido”  de Comella.

Los abonados no responden; apenas se recauda algo más de la mitad de los gastos. No sólo el público español se ha alejado, como es obvio, sino también sectores de la clase dirigente local enfrentados al Directorio de Buenos Aires. El gobernador Ignacio Alvarez Thomas procura salvar las dificultades económicas del Coliseo, contra la opinión del Secretario de Estado Nicolás Herrera, que ordena desde Buenos Aires suspender las funciones. Alvarez Thomas ignora la directiva e insiste en costear el teatro con los fondos municipales, pues lo considera “fuente llena de morales riquezas y las mejores costumbres, que perfecciona los talen ­tos, purifica las virtudes, despeja las preocupaciones y últimamente con el apacible estí­mulo de la diversión se fecunda la cultura de los Pueblos, formando en él, el modelo más brillante de su educación”.

Retiradas las tropas bonaerenses en febrero de 1815, quedan en manos del Cabildo las responsabilidades de gobierno. Continúa la polí­tica de apoyo al Coliseo, aunque sólo hasta mediados de agosto. Han cambiado los regidores y su enfoque: el teatro es visto ya no como escuela o tribuna, sino como una ví­a de escape, una diversión para distraer el peso de las preocupaciones del pueblo.

Terminan por desprenderse de la Casa de Comedias, cediéndola a los actores para su manejo y beneficio.” 

(Del libro de Teodoro Klein, El actor en el Rí­o de la Plata)

Subir

Un incendio: El final de una Historia

Fue en la madrugada del 1 º de enero para el dí­a 2: un voraz incendio destruyó el TEATRO CARLOS BRUSSA. Se iba un edificio con un trozo grande de la historia de la Cultura Nacional.

Primero fue el Conservatorio musical “La Lira”, luego sus nuevos dueños lo convirtieron en teatro y lo bautizaron como Teatro Odeón.
Pasó el tiempo y en una Asamblea General de la SUA, se decidió la compra de un inmueble para convertirlo en teatro y que éste llevara el nombre del insigne Don Carlos Brussa.
Y allí­ estaba el Odeón. Su dueño, el Dr. Minelli decidió que el edificio, que estaba hipotecado, debí­a pasar a manos de los actores. ¡Era la solución perfecta! Pero, ¿de dónde conseguir la plata?! La SUA toda se puso en campaña y se realizaron beneficios, rifas, etc. Duro trabajo, pero todo por nuestro teatro. Era 1962 y la compra se realizó: tarea cumplida!!

En la dictadura que asoló a nuestro paí­s, se cumplió la otra decisión de aquélla histórica Asamblea, el teatro Odeón fue rebautizado como Teatro CARLOS BRUSSA.

Cuando la SUA no pudo más administrarlo, fue alquilado al Ministerio de Educación y Cultura. Hasta que las llamas llegaron y nuestro querido teatro quedó como lo muestran las fotografí­as.


Subir

La nueva Casa de los Actores

Mercedes La SUA luego de funcionar en los altos del Teatro Carlos Brussa, (donde ya la Sociedad necesitaba otro lugar dado su crecimiento), se mudó a una casa alquilada en la calle Javier Barrios Amorí­n y Mercedes.

En diciembre de 1996 se compró la nueva sede en Mercedes 933, 931 y 929.

Luego de ingentes esfuerzos económicos en el año 2003 el actual Consejo, canceló la deuda y SUA tiene ya su propia sede.

* En las fotos, los actos del dí­a de la inauguración y una parte de los compañeros que estuvieron festejando (cortando la calle), en esa jornada.

Subir

El 13 de Noviembre de 1953

El 13 de noviembre de 1953 el gobierno de la época promulga la ley que otorgaba la jubilación a los actores.

Nuestro socio Constante Scartaccini, fue el primer actor en acceder a la jubilación, por sus largos años en la radio y la escena nacional.

Esa Ley, que hací­a justicia con nuestro gremio, fue derogada por el Acto Institucional ( ¿?) N ° 9 de la dictadura.

Hoy el proyecto ley está otra vez en estudio…

Subir

Presidentes de SUA

Brussa

  • Julio Ferrreira
  • Ramón Otero
  • Lalo Gómez
  • Héctor Cuore
  • CARLOS BRUSSA
  • Enrique Guarnero
  • Silvia Nelson
  • Blanca Burgueño
  • Ricardo Márquez
  • Juan Manuel Tenuta
  • Carlos Bonora
  • Sara Larocca
  • Nelly Goitiño
  • Walter Reyno
  • Mauro Cartagena
  • Andrés Castillo
  • Pepe Vázquez
  • Oscar Serra
  • Sergio Mautone
  • Lila Garcia

* Los nombres que anteceden no están en órden cronológico
** Por falta de actas que respalden fehacientemente la totalidad de nuestros presidentes, es probable que haya en esta lista algún error involuntario.

Subir

Agradecimientos

La Sociedad Uruguaya de Actores agradece a todos los que en esta lista figuran, a las empresas, y a los compañeros en las artes y en la vida, pero también a cada uno de los asociados que apostaron a este proyecto, lo que equivale a decir: “gracias a nosotros mismos!”, por creer en nosotros, en la búsqueda de nuestra identidad y en el reencuentro de los valores humanos más puros, a través de nuestro arte.

Aquí­ van sólo algunos:

  • Pepe Vázquez
  • Marí­a Clara Vázquez
  • Vicky Rodrí­guez
  • Verónica Stanham
  • Alejandro Persichetti
  • Eduardo Guerrero
  • Héctor Echeverrí­a
  • Sebastián Gómez
  • Lic. Marí­a Cristina Garra
  • Julio Kalizsky
  • Olga Ibáñez
  • Alvaro Pozzolo
  • Gustavo Antúnez
  • Marí­a Pollak
  • Libeth Parra
  • Walter Cotelo

Subir